Historias directo de un viajero: Victor Manuel Jaquez, España

De Los Mochis a Creel en el Chepe (Extracto)

Fotos y Blog Completo Aqui

Día 3 — Creel
Mi plan en Creel era recorrer algo de las barrancas a pié de la mano de un rarámuri. Mientras planificaba el viaje tuve la suerte de encontrarme con la gente de Eco-alterNATIVE tours, un proyecto muy interesante donde una empresa familiar intenta desarrollar eco-turismo involucrando a las comunidades tarahumaras, tomando las decisiones del negocio comunitariamente.

En Creel conocí a Daniela y a Iván, quienes me llevaron en camioneta hasta una aldea tarahumara, donde nos encontramos con Don Benigno, nuestro guía.
Ante este paisaje es fácil imaginar la existencia de gigantes. Y los rarámuris así lo creen. Cuentan historias de Ganokos, una raza de gigantes anterior a la humana que vivió en estas barrancas.

Hubo un tiempo donde los ganokos convivieron y cooperaban con los rarámuris. Los ganokos ayudaban con el cultivo, preparando la tierra y, a cambio, les daban alimento y tejuino. Pero los ganokos se embriagaban y solían abusar de las mujeres y además se comían a los niños. Entonces los rarámuris se organizaron para matar al último Ganoko. Le ofrecieron comida, pero en lugar de frijoles, cocinaron capulines y el gigante, por la indigestión, murió en una remota cueva.

Los rarámuris tienen dos viviendas que alternan con las estaciones. Durante el invierno se refugian en sus casas de madera, pequeñas y sin ventanas. En el verano, prefieren vivir en cuevas, frescas y con aguajes (pequeños manantiales) a mano.

Sin embargo, está prohibido dormir muy cerca de los aguajes, porque los espíritus que allí viven raptan el alma del durmiente, quien queda como un zombie. Para que el alma regrese a su cuerpo, la familia debe organizar fiestas en todo lo alto, para que el alma perdida escuche la algarabía y retorne con los suyos.
Después de cinco horas de caminata, y ahora de subida, ya no podía respirar, mis pulmones ardían y mis pies, enfundados en gruesas calcetas y costosas zapatillas deportivas, me dolían considerablemente. Mientras tanto, Don Benigno, con sus huaraches con suela de neumático, parecía que flotaba entre nubes, levantando las rodillas al andar, sin signo alguno de fatiga.

Author description

Daniela Ramirez & Chunel Palma

About the author:The owners Daniela Ramirez and Chunel Palma have lived and worked in the region. Chunel Palma is a Tarahumara Indian and speaks the native language in addition to Spanish. Chunel grew up in the Norogachi region of the Sierra Tarahumara and therefore knows the land and native culture intimately. He studied Cultural Anthropology and has worked many years in projects that work to strengthen the culture. Daniela Ramirez is a native Californian, an Anthropologist and speaks English and Spanish. Daniela completed her Masters thesis research in a Tarahumara village where she studied different development models in the Sierra Tarahumara. Together, there expertise threads together a rich tour experience.

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields